Tres consejos para la una entrevista de trabajo

Que levante la mano quien ha llegado a una entrevista de trabajo y no deseaba con todas sus fuerzas saber exactamente qué es lo que quiere oír la persona que tiene delante. Pues así sin más, sin mediar prolegómenos ni que me tengáis que rogar, os lo cuento: esta persona  lo que quiere es confirmar que tú eres exactamente quien le puede solucionar su problema o necesidad.

Claro, verás que la clave es saber exactamente qué problema o necesidad tiene, que va mucho más allá de lo que se especifica en el anuncio de la oferta de trabajo, que incluye toda una serie de circunstancias, expectativas, previsiones y encajes necesarios con las que se ha formado un molde en la cabeza… en el que tiene que ver si tú encajas.

Y esto, la cruda realidad es que no es posible para un candidato saber exactamente cómo encajar en el molde que el seleccionador tiene en la cabeza, porque de ese molde sólo vemos la punta del iceberg: las competencias que se piden en la descripción del puesto.  Y claro, sólo con esta información, cometemos el error de pensar que quien mejor y más haya estudiado lo que piden, quien tenga la experiencia más intensa y aprovechada y quien diga con más convicción que tiene flexibilidad y capacidad para trabajar bajo presión, mejor encajará en ese molde. Pues no necesariamente. No tenemos ni idea de cómo es el molde que tiene el seleccionador en la cabeza ni qué factores van a ser claves en la decisión, por mucha información que hayan dado en el anuncio.

Las empresas no reclutan formación, reclutan personalidades

Porque aparte de las competencias que se deben tener para poder desempeñar el puesto -como dominar ciertos aspectos técnicos, ser capaz de negociar condiciones, saber gestionar un proyecto y liderar a las personas que lo componen… you name it-, el seleccionador tiene que averiguar cómo haces tu trabajocómo logras resultadosqué te motiva a lograrlosen qué entorno trabajas mejor… y asegurarse que eso es compatible con la manera en que se hacen las cosas en el equipo en el que te vas a incorporar y mucho más allá: en la empresa en la que vas a entrar.

Te preguntarás para qué, entonces, te pongo la miel en los labios si luego no te voy a conseguir el superpoder de leer la mente de los seleccionadores… bueno, no está en mi mano (aún) conceder superpoderes, pero sí que te puedo decir tres cosas que, si te aseguras de dejarle claro a la persona que tienes delante, te va a hacer ganar muchos minipuntos para que te vea como parte de la solución que necesita.

Ojo!: No estoy hablando de falsear la realidad ni inventarse cosas. Aquí van tres aspectos que creo que cualquier seleccionador consideraría importantes en un candidato, que consideraría puntos positivos para incorporar a su empresa –luego además cada empresa tiene su idiosincrasia y tendrá otros tantos puntos específicos que haya que cumplir- y que considero que todo buen profesional tiene en mayor o menor medida. Que no cumples con alguno de ellos, que no va con tu forma de ser? no lo inventes. Eso es peor. Entonces aprovecho para sugerirte… que hagas autocrítica  ;o)

Ahí van:

1. Con respecto a la empresa:

Aunque ya tenemos claro que los *empleos* están en fase de extinción, que las relaciones laborales son mucho más efímeras y centradas en proyectos más que en conseguir “un sillón que calentar hasta que te jubiles”, aunque sabemos que vamos a pasar por muchas empresas a lo largo de nuestra trayectoria profesional… el seleccionador quiere contratar a alguien que, sea por el tiempo que sea y la relación laboral que sea, sea LEAL y se comprometa.

Esto significa que mientras trabajes para él, vas a hacer siempre tu mejor trabajo. No “tratar de”  hacerlo, porque como dijo el Maestro Yoda: “Do or do not. There is no try”, sino “hacerlo”. Significa que serás un buen relaciones públicas para la empresa.  Significa que cuando te vayas, lo harás dejando buen sabor de boca por lo que has aportado. Significa que no vas a hablar mal de nadie, ni durante tu estancia ni después.

“Do or do not. There is no try”

Pero de verdad.

2. Con respecto a tu trabajo:

Esto lo voy a decir sin mucho rodeo, creo que es básico para cualquier profesional… y aún así en mi trayectoria he encontrado más gente de lo que quiero recordar que esto ni lo consideran. Sin comentarios al respecto, pero por eso me parece importante recordarlo aunque sea tan básico como saber escribir:

Que no hay que decirte las cosas dos veces ni perseguirte: el trabajo que tienes que hacer, lo haces. Encuentras  soluciones y consigues RESULTADOS.

Parece obvio, no? Pues si realmente es así en tu caso, déjalo claro.

3. Con respecto al equipo:

Finalmente, con respecto a la manera de relacionarte con las personas que formen parte de la empresa en general, y tus compañeros y jefes en particular, tienes que dejar claro que sabes que trabajas en un equipo y que siempre tratarás de mantener la armonía y el buen rollo. No dejes que nunca puedan verte como alguien conflictivo porque ahí  habrás perdido la batalla. Nadie se arriesga a meter un lobo en una manada de ovejas, por mucho que el lobo parezca domesticado.

Esto no significa que pierdas tu personalidad ni que seas sumiso. Significa que debes tener suficiente inteligencia emocional para ser capaz de gestionar las situaciones tensas y difíciles con madurez y autocontrol. Significa que aceptas una crítica constructiva, significa que estás dispuesto a aprender si algo no lo sabes o no lo sabes hacer bien y que no te conviertes en la masa si alguien te tiene que corregir o llevar la contraria.

 

Porque más allá de títulos, de hablar idiomas, de ser el mayor experto en AutoCad, de saber más de reactores nucleares que Ironman, está tu disposición y actitud hacia el trabajoEstá tu profesionalidad y fiabilidad.  Trata mucho más de demostrar eso en una entrevista de trabajo que tus grandes conocimientos técnicos y lograrás que el seleccionador quiera sumarte a su proyecto.

Fuerza y valor!

 

p.s.: Sí, no tengo perdón de Dios, ya me ha echado varias broncas Andrés Pérez Ortega porque ando desaparecida. Es cierto que “si quieres algo encuentras la forma, si no, encuentras una excusa”, o sea que no me voy a poner a excusarme pero pido que no me condenéis al ostracismo por esto porque en cambio… estoy preparando algo mucho más grande que un blog, pero con la misma filosofía de aportar, ayudar y enseñar a navegar estas aguas del mercado laboral. Ahora ya soy empresaria (glubs… ya tengo la letra escarlata colgada!) y es verdad que estoy priorizando mi tiempo en montar la empresa más que en estar presente en las redes y en el blog. Mis disculpas y humilde petición de paciencia y voto de confianza. Sigo aquí y sigo trabajando a tope para aportar algo BUENO.Imagen

Muy recomendable blog donde te dan consejos para la búsqueda de empleo:http://zumodeempleo.com/blog/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: